El ocio representa cerca del 35% del PIB de Ibiza

  • Los economistas Carles Manera y Vanessa Roselló presentan su estudio sobre el sector al tejido empresarial de la isla.
  • La industria del ocio genera el 35% del empleo en Ibiza El sector aporta 770 millones de euros a la economía insular, según un estudio de la UIB.

Ibiza, jueves 4 de abril. los economistas Carles Manera y Vanessa Roselló junto al presidente de la Asociación Ocio de Ibiza (AOI), José Corraliza, han presentado hoy ante un nutrido grupo de empresarios, representantes de organizaciones locales y asociados a la AOI el estudio “Ibiza como marca mundial: el liderazgo en la economía del ocio” (1990-2018).  Este documento, cuyas grandes líneas fueron avanzadas en el transcurso de la Feria Turística de Madrid (FITUR) celebrada en enero, revela que la industria del ocio aporta de forma directa, indirecta e inducida alrededor de 770 millones de euros a la economía de Ibiza y su impacto económico representa en torno al 35% de la ocupación total en las pitiusas, y alrededor del 35% del Producto Interior Bruto (PIB) de Ibiza. El documento destaca igualmente que el gasto del turista musical duplica el gasto efectuado por toda una familia media de turismo de sol y playa.

“Queremos compartir a nivel público el resultado de este estudio realizado por el profesor Manera y la economista Vanessa Rosselló para poder analizar conjuntamente sus conclusiones y sobre todo poder recoger reflexiones, opiniones y poder seguir así avanzando. Estamos a favor de crear nuevos puentes de comunicación con las instituciones y la sociedad en su conjunto para establecer una visión estratégica del ocio en la isla”, resaltó Corraliza en el acto de presentación. El presidente de la AOI subrayó que se trata del primer estudio de estas características realizado sobre el sector del ocio en la isla, al que seguirán otros similares en años sucesivos. Corraliza cree necesario “poner negro sobre blanco, dar cifras y datos concluyentes” para conocer el peso real de esta industria en el ámbito económico y laboral de la isla. Igualmente comentó que la realización de este estudio externo es uno de los puntos principales recogidos en la “hoja de ruta” de la asociación -que actualmente agrupa a 38 establecimientos asociados entre hoteles, discotecas, beach clubs y restaurantes- aprobada el año pasado y en la que se especifican las acciones de la organización. Entre éstas, el presidente de la AOI destacó la colaboración con la Administración local como el asesoramiento legal que presta la organización a sus miembros o la presencia de la AOI en ferias y congresos. “La mayoría de nuestros asociados son empresarios con arraigo en la isla que se caracterizan por colaborar con la Administración y las ganas de contribuir al desarrollo de Ibiza”, resaltó. Corraliza también mencionó el Código Ético aprobado recientemente por Ocio de Ibiza, un documento que establece las pautas y valores que deben regir el comportamiento de las empresas que agrupa la Asociación, además de asumir criterios de sostenibilidad y buenas prácticas ambientales. Igualmente citó la reciente adhesión de la AOI al Código de Buenas Prácticas Profesionales promovido por la delegación del Gobierno en Ibiza en favor de un sector de servicios más seguro, responsable y saludable. “Pretendemos que los residentes sean los primeros que estén orgullosos del ocio que se ofrece. Y si existe mala imagen trabajaremos entre todos para cambiarla. El estudio sobre Economía del Ocio que hoy presentamos es serio y riguroso, arroja datos muy interesantes sobre el sector del ocio y su transcendencia en la economía de la isla que queremos compartir con los sectores que trabajan y se preocupan por el desarrollo de Ibiza”, resumió Corraliza.

Por su parte, el catedrático de Historia Económica de la UIB, Carles Manera, acompañado por Vanessa Rosselló, experta en clústers empresariales en Baleares y coautora del estudio, explicó cómo la economía del ocio ha experimentado una notable expansión en la última década en la isla de Ibiza. De este modo, si en 2012 representaba el 21% de la economía local, en 2016 ascendió al 32,95% y en la actualidad rondaría el 35% del PIB de Ibiza, con el añadido de que se trata de un “clúster empresarial muy dinámico e innovador”. Manera insistió en que el estudio es un trabajo “totalmente científico” realizado por economistas de la UIB que bebe de “fuentes oficiales y públicas” y que arroja datos “contrastables”. Por su parte, Roselló, incidió en que los indicadores utilizados en el estudio no incluyen a autónomos vinculados al sector del ocio ni segmentos importante de empresas menores relacionadas de forma indirecta con este campo que, en caso de incorporarse al coralario final, sumarían cifras mayores a las ofrecidas en las conclusiones del estudio, tanto en facturación como en porcentaje de impacto en el PIB de la isla.

Así, según datos provisionales de 2018 avanzados por el profesor Manera y recogidos en el estudio, en la actualidad existen en Ibiza 371 empresas de ocio, con un volumen de facturación de 500 millones de euros (14 de ellas generan más de dos millones de euros). No obstante, a ese volumen de negocio que inyecta la industria del ocio a la economía insular de forma directa, el economista de la UIB suma otros 270 millones aportados por segmentos vinculados de forma indirecta al ocio, como promotores musicales y servicios relacionados (30 millones), la industria náutica y los servicios premium (25 millones) y los hoteles y restaurantes relacionados con el turista musical (120 millones).

Al respecto, el informe también revela que en Ibiza existen unos 40 restaurantes de alto nivel, con un gasto medio por persona superior a 100 euros. A ello se añade que el gasto del turista musical se relaciona con personas de alto poder adquisitivo, lo que supone, según el estudio, duplicar el gasto efectuado por toda una familia media, de turismo de sol y playa en Ibiza.

El informe constata igualmente que el sector servicios ronda el 83 por ciento del PIB de Ibiza y que la facturación total de las empresas de Ibiza fue de 2.361 millones de euros, lo que supuso el 8,84% del total del archipiélago. Además, resalta el “enorme impacto económico de la industria del ocio” en el tejido empresarial al generar el 35 por ciento de la ocupación de la isla. “En Ibiza ha nacido un clúster de forma natural y podría decirse que si el Silicon Valley es el clúster de internet y Hollywood es el clúster del cine, Ibiza es el clúster del ocio. El clúster es un instrumento que mejora la competitividad y la productividad, y la isla lo tiene, pero no funciona como tal” explicó gráfico Manera, mientras que Roselló añadió que uno de los retos que debería plantearse el sector del ocio de la Isla es constituirse en un verdadero clúster empresarial para dotarse de mayor dinamismo y capacidad de trabajo en común. “El clúster es una herramienta que permitirá al sector del ocio ser más competitivo y productivo”, resumió.

Según las investigaciones de Manera y Roselló, la fortaleza del ocio, unida a la diversidad de los segmentos vinculados al sector, su dependencia del mercado exterior, la recuperación de pernoctaciones hoteleras, la mejora y modernización de establecimientos y la estabilidad de las plazas turísticas, han permitido a la isla de Ibiza estos últimos años amortiguar los daños económicos y laborales causados por la reciente crisis, a la vez que han colocado a la economía insular en mejor disposición para superar con mayor rapidez la recesión. El estudio revela asimismo el “crecimiento exponencial del sector del ocio desde 1990”, que se sitúa en 2018 al mismo nivel que el sector de la construcción, todo ello gracias a un conjunto de actividades al alza que han sofisticado su oferta y negocios que disponen de capacidad de innovación, de internacionalización y de división especializada, actividades todas ellas “muy competitivas en el panorama internacional”.

El documento sostiene además que “Ibiza” es una marca global, claramente diferenciada a nivel mundial de ocio con tres diferentes modelos de negocio. Por una parte, señala la existencia de un ocio nocturno asociado a discotecas y un estilo musical. Por otra, apunta la existencia de un ocio diurno también relacionado con un estilo musical asociado a hoteles y resorts, y finalmente reseña un tercer modelo relacionado con los beach clubs o establecimientos de playa que ofrecen ocio hasta medianoche. El informe de los economistas Manera y Roselló destaca la variedad en la procedencia de clientes que aterrizan en Ibiza en clara diferencia con el resto de Balears y la escasa competencia internacional en temporada alta que, unido a una “potente facturación”, otorgan a Ibiza un claro “liderazgo mundial en la economía del ocio”.

El estudio revela asimismo que las discotecas de Ibiza son marcas reconocidas internacionalmente que franquician su sello y que organizan tours de promoción musical por todo el mundo, al tiempo que venden merchandising o abren los propios hoteles con su marca. En este contexto, destaca un sub-segmento de turista de lujo o premium, que aterriza en Ibiza por el atractivo del ocio nocturno “único a nivel mundial”. Esta actividad mueve igualmente toda una pequeña constelación de empresas, como discotecas, promotores de eventos musicales, creadores musicales, DJ, servicios a discotecas, productoras musicales, radios especializadas, servicios especializados en el ocio (luz, sonido), hoteles, restaurantes, puertos náuticos, servicios relacionados con embarcaciones náuticas y, finalmente, servicios relacionados con el lujo.

El documento concluye que uno de los principales retos que debe afrontar la industria del ocio es reducir su alta estacionalidad, con la prolongación de la temporada de las discotecas. También recomienda reforzar el segmento premium de ocio nocturno y su oferta relacionada. Asimismo, apunta la necesidad de mayores conexiones aéreas para romper el cuello de botella que supone la conectividad en Ibiza y finalmente incide en la necesidad de capital humano más formado y especializado al igual que profundizar en la colaboración público-privada. “La única forma de poder afrontar todos los retos que se presentan en el sector del ocio y, en el sector turístico en general, es potenciar el consenso entre Administración, sindicatos y empresarios”, incidió Manera, a la vez que hizo hincapié en la creciente necesidad de las islas de dotarse de capital humano más formado y profesionalizado, y de un aumento de salarios. “Las mejoras laborales y formativas que necesitamos deberán ir también acompañadas necesariamente de un incremento de la remuneración”, concluyó.

El estudio sobre la economía del ocio (1990-2018) ha sido elaborado a partir de datos estadísticos publicados por organismos oficiales como el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Ibestat (Instituto Balear de Estadística), la Cámara de Comercio, el registro mercantil o el Sistema de Análisis de Balances Ibérico (SABI) y el DIRCE (Directorio de Empresas), y con seguimientos adicionales de indicadores precisos como el tráfico de pasajeros y el número de pernoctaciones.